ES UNA PENA TENER QUE MUDARSE POR TRABAJO

Uno de mis amigos más íntimos por desgracia tiene que mudarse a otra ciudad por motivos laborales, y ahora tiene que dejar el piso en el que llevaba relativamente poco tiempo con todo el esfuerzo que le había costado, había contratado a una empresa de reformas vigo para acondicionar el piso a su gusto y ahora lo va a disfrutar el siguiente que venga a vivir a su piso. Ahora a ver cómo está el piso al cual tienen que mudarse, a finales de este mes tienen que irse, por lo que tienen que buscar un piso que les guste lo más rápido posible, ya que después creo que tiene pensado alquilar una furgoneta grande para poder llevar así sus muebles y sus enseres, y por lo que me ha dicho creo que pretende que le acompañe hasta su nueva ciudad para que le ayude a cargar con sus muebles y acompañarle durante el trayecto, ya que supongo que su novia se quedará en el piso esperándonos para ayudarnos a descargar. A mi no me importa, les ayudo encantado, además a la ciudad a la que se mudan nunca he estado, por lo que tampoco es que me importe ir hasta allí eso sí, no querría tener que volver solo desde allí.

 

El principal problema de mi amigo es que en la ciudad a la que se mudan todavía no tiene trabajo, se mudan porque su novia aprobó unas oposiciones y la plaza que le adjudicaron es en esa ciudad, pero mi amigo tiene grandes esperanzas en encontrar rápido un trabajo, ya que és un trabajador que no se cansa fácilmente y lo da todo en el trabajo.

 

Menos mal que no muy lejos de la ciudad a la que se muda vive uno de nuestros amigos que ya se había tenido que mudar también por motivos laborales, y que podrán visitarse mutuamente y no sentirse tan solos como estarían.

 

Bueno, no se van tan lejos como para echarlos mucho de menos, además supongo que vendrán a pasar las navidades aquí con nosotros, por lo que mucho tiempo no va a pasar desde que se van hasta que los volvamos a tener aquí.

Seguros a todo riesgo para móviles

Quizás has escuchado hablar de los llamados seguros a todo riesgo para móviles y te hayas sentido tentado de contratarlos. Estos seguros pueden ser muy útiles, pero tienes que tener en cuenta qué es lo que cubren realmente, qué no protegen y también cuándo son necesarios y cuándo no lo son.

El seguro de movil, al igual que los de coches, aunque se llamen a todo riesgo no cubren todas las situaciones posibles. Es cierto que son mucho más completos que otro tipo de seguros, pero tienen sus excepciones. Un buen ejemplo podemos verlo en aquellos que cubren el seguro de robo.

En lenguaje corriente, un robo es cuando te quitan el teléfono y se lo llevan sin tu consentimiento. Pero en términos jurídicos se diferencia robo de hurto. Si estás en un bar hablando por tu smartphone y alguien pasa y te lo arrebata de la mano, estamos hablando de un robo. Pero si tu dejas el teléfono sobre la mesa y alguien se lo lleva sin que te des cuenta, eso sería un hurto.

El robo estaría cubierto por el seguro, pero el hurto no. Y es una diferencia muy importante que mucha gente desconoce que existe y que es importante tener en cuenta.

También sucede con los seguros por averías, que pueden cubrir muchos desperfectos del teléfono, pero pueden tener excepciones si esas averías pueden ser achacables a un mal uso por parte del propietario. En esto pueden escudarse para no pagar.

Si tú utilizas tu teléfono muchas horas al día y lo llevas contigo a todas partes, asegurarlo puede ser muy interesante, sobre todo si es un smartphone caro , porque cualquier arreglo te costará mucho más que el seguro.

Pero, por ejemplo, si tu teléfono es de trabajo y solo lo usas en la oficina quedando en el cajón cuando te vas, no vale la pena un seguro de robo porque estaría incluido en el seguro de la oficina. Incluso puedes no necesitar uno de ruptura de pantalla si esto lo incluye ya tu seguro de hogar, algo que ocurre en algunas ocasiones y que debes de saber para no abonar dos veces por la misma cobertura.

A partir de que el teléfono tiene cierto tiempo su valor cae en picado, especialmente si ha salido un modelo mejor de la misma marca. Así que debes de saber siempre cuál es el valor de mercado de tu teléfono para poder calcular si te vale la pena o no pagar un seguro.

Mi experiencia en el quirófano

Cada vez son más las personas que acuden a una clínica estética en busca de un tratamiento para mejorar el aspecto físico. Nunca hubiese imaginado hace unos años que yo sería una de ellas. Siempre pensé que la cirugía estética era prohibitiva y solo estaba al alcance de millonarios, pero no es así.

Todo comenzó cuando una amiga se sometió a una liposucción. Lo llevó en secreto en un principio pero tras pasar por el quirófano y estar un tiempo de rehabilitación nos lo comentó. Los resultados liposucción fueron sorprendentemente buenos. Y así fue como me recomendó su clínica.

Ya se sabe que los años no pasan en balde y el ejercicio físico no es suficiente para conseguir el cuerpo soñado. Acudí a la clínica para informarme. No soy una mujer muy delgada, pero tampoco me sobran muchos kilos. El profesional que me atendió me comentó que muchas personas piensan que la liposucción es para adelgazar. Él prefiere utilizar la palabra ‘moldear’. Lo que yo pretendía, por tanto, era ‘moldear’ el vientre.

Tras analizar mi situación, el cirujano me dijo que tenía unas condiciones ideales para someterme a una operación de este tipo porque no tenía un gran exceso de peso y la grasa estaba muy localizada. Me fui con buenas sensaciones, pero luego llegaron las dudas. ¿Cómo serían los resultados liposucción? ¿Me podrían garantizar que quedaría tan bien como mi amiga?

En una segunda reunión con el cirujano me aclaró que los resultados de una lipo no pueden ser siempre idénticos, pero que siguiendo las directrices de la clínica en relación al proceso de recuperación y manteniendo una alimentación equilibrada, los resultados siempre serían positivos.

Esta segunda reunión me convenció definitivamente y decidí ponerme en manos de la clínica. Aunque le tenía respeto al quirófano todo salió bien. El mayor problema vino en los días posteriores, con el dolor y los moratones. Pero ya me habían hablado de ello y me tranquilizó tener el consejo de mi amiga.

Al final debo decir que ha sido una experiencia muy positiva. Y aunque no es una operación barata, en mi caso, al menos, ha merecido la pena.

Preparando la Comunión

Los padres que tienen hijos en edad de celebrar su Primera Comunión saben que no se trata tan solo de un día, sino que son meses de preparación para que todo salga bien. Esta celebración tiene mucha importancia todavía en nuestra sociedad y para muchos niños y niñas es un día muy especial que esperan con gran ilusión durante todo el año.

En algunos sitios, el restaurante para la comida hay que reservarlo de un año para otro, como si de una boda se tratara, especialmente si se quiere conseguir un buen lugar para la fiesta, con zona de esparcimiento para los niños. También es frecuente contratar animaciones y todo tipo de juguetes hinchables y otros entretenimientos.

La ropa es también un tema para debate. En el caso de los niños siempre surge la duda de si ponerle el traje de marinero o si estará mejor con un trajecito. Y en el caso de las niñas el debate está en que tipo de vestido elegir. Las niñas suelen enamorarse de los trajes estilo princesa, más parecidos a un vestido de novia o a la ropa de una princesa de Disney, mientras que los padres suelen inclinarse por modelos más discretos.

Por supuesto, también está el tema de los zapatos. Porque los niños lo solucionan fácil, con unos náuticos o con unos mocasines bonitos que a la vez les resultan muy cómodos para jugar. Pero en el caso de los zapatos para comunión niña la tradición marca los clásicos zapatos de pulsera o de hebilla en piel o en charol y en color blanco como la ropa.

Se trata de zapatos bastante delicados y en algunos casos los padres acaban comprando dos pares de zapatos, unos para la iglesia y para las fotos y otros, más sufridos, para que la niña pueda jugar sin agobios durante la fiesta.

Sin embargo, la mentalidad está cambiando y cada vez son más los padres que dicen que, a fin de cuentas, es un día y que tanto el vestido como los zapatos no son prendas que se vayan a usar nuevamente, así que permiten que se lleven puestos todo el día pero dando total libertad. Otros prefieren cambiar a la niña o al niño nada más salir de la iglesia y aprovechar la ropa, ya sea para venderla de segunda mano o para que la use algún otro niño de la familia.

La rutina del supermercado

Soy un vagabundo de los supermercados, en ninguno me siento muy cómodo y me gusta cambiar cada cierto tiempo. En algunas etapas de mi vida me tuve que conformar con ir casi siempre al mismo súper porque no había otro cerca de casa, pero ahora que lo único que hay en las calles de nuestro país son bares y supermercados, siempre hay donde elegir.

¿Por qué me cansan los supermercados? Bueno, es que a mí me cansan bastante las rutinas. Son necesarias para vivir y tener una vida organizada, pero tampoco hay que pasarse. En cuanto una rutina empieza a transformarse en algo tedioso, es hora de cambiar algo en esa rutina para que parezca nueva.

Pero a lo que iba: de los supermercados me cansa todo, desde los clientes, a las cajeras, pasando por los productos que venden. Porque cada súper tiene sus señas de identidad. Cuando coincides cada día con la misma señora a la misa hora comprando la asturiana lechera, cuando la cajera te llama por el nombre, o cuando el frutero empieza a guiñar el ojo a tu santa mujer, es momento de cambiar de supermercado.

Lo primero que me cansa son las cajeras. Siempre ahí, siempre las mismas. Que sí, que no tienen culpa, pero no puedo ver las mismas caras todos los días, aparte de a mi santa mujer, claro. Y además cada cajera tiene sus costumbres, y algunas me desquician, como la de tirarme la vuelta en la mano, sin darme tiempo a colocarla bien, con lo que varias monedas siempre caen: “uy, perdona”. Y así, día tras día.

Entonces cambias de supermercado y descubres que nada está como en el súper al que ibas antes. Pierdes varios minutos buscando el aceite, de pasillo en pasillo, hasta que finalmente te das cuenta de que el que tú buscas no lo venden en esta cadena de supermercados. Y es cuando empiezas a echar de menos todo lo del anterior, la señora de la asturiana lechera, la cajera con alergia al contacto físico o el frutero que trata de romper tu matrimonio.

Evita accidentes con la escalera de tu piscina

Las escaleras de la piscina suelen ser causa de muchos accidentes y caídas cada verano. Accidentes que se podrían evitar fácilmente si se tomaran ciertas medidas de precaución. Una de las más importantes es no permitir que los niños pequeños suban y bajen solos por estas escaleras, especialmente si tienen cierta altura y van a dar a un trampolín. Incluso si pensamos que tienen suficiente autonomía para ir solos, cualquier resbalón puede hacer que se caigan y se hagan daño.

Precisamente, los resbalones son una de las causas más habituales de caídas en las escaleras de las piscinas. Estamos hablando de algo que va a estar permanentemente mojado, por eso hay que tener la precaución de comprar escaleras especialmente diseñadas para no resbalar. Y si ya se ha comprado una escalera y se ha descubierto que patina se le pueden colocar recubrimientos de goma para que sean más seguras.

Cada cierto tiempo se deben de limpiar bien las gomas ya que con la humedad puede salir moho, el cual hará que resbalen todavía más que si no hubiera ningún tipo de precaución. Pero si se toman medidas higiénicas no hay que preocuparse y estos recubrimientos pueden ser una de las opciones más seguras.

Otro de los motivos de accidentes en piscinas tiene que ver con la poca estabilidad de algunas escaleras. Estas se colocan directamente en el suelo y cuando alguien sube o baja moviéndose un poco más de lo normal o pisando de forma descentrada la escalera puede ladearse y caer al suelo.

Para evitar esto hay que colocar Anclajes. La manera más segura de colocar los anclajes es sobre una base de cemento o de hormigón, la cual se crea fácilmente en cualquier campo. A la base de cemento se atornillan estos anclajes los cuales a su vez sujetan la escalera. De este modo, si se desmonta la piscina o no se usa, la escalera se puede retirar fácilmente y no tiene por qué estar colocada de un modo permanente. Pero cuando se utiliza, será totalmente estable y segura.

Por último, se recomienda que la zona que rodea a la escalera tenga algún tipo de toalla, alfombrilla o base no resbaladiza, ya que desde que se toca el suelo hasta que se calza, la persona caminará descalza un par de pasos. Si lo hace sobre hierba húmeda es muy fácil que acabe patinando justo cuando creía que ya estaba segura.

Los préstamos rápidos sin aval, uno de los productos de tv estrella

Desde que comenzamos a tener uso de razón y a tener conocimiento de cómo funciona la vida nos damos cuenta de que para comprar una casa, un coche nuevo, teléfonos móviles, la educación de nuestros hijos o para darnos un capricho y comprarnos esa televisión último modelo o hacer ese viaje de ensueño que tanto hemos deseado, es necesario que dispongamos de cierta cantidad de dinero para poder cubrir los gastos derivados de todas estas compras. Sin embargo, hay ocasiones en las que no disponemos de ese dinero necesario para realizar algunos tipos de pagos, por lo que debemos acudir al banco o a algún tipo de entidad financiera para poder conseguir dinero.

El problema es que para conseguir un préstamo bancario la mayoría de los bancos y de las entidades financieras suelen pedir demasiados requisitos, documentación y papeles como son los avales, además de demorarse demasiado en este tipo de trámites. Por eso, para saber cómo sacar dinero rápido, una de las opciones que tenemos es la de conseguir algunos de los préstamos rápidos sin aval, siendo uno de los productos tv estrella y que algunas entidades facilitan a sus clientes hasta cierta cantidad de dinero.

Estos préstamos rápidos sin aval que son los productos de tv estrella tienen la gran ventaja de que cualquier persona podrá conseguir alguno de los tipos de créditos sin papeles, pudiendo conseguir préstamos rápidos sin aval que abarcan cantidades que suelen rondar los 1500 euros y que en algunos casos de algunas entidades financieras y algunos tipos de prestamistas privados pueden llegar a ser de hasta 40000 euros.

Además, en la mayor parte de los casos, estos tipos de préstamos rápidos sin aval que podemos encontrar en los productos de tv ofrecen la facilidad de que puedan ser devueltos en cómodos y numerosos plazos, si bien es cierto que a cambio de todas estas concesiones, el cliente puede llegar a asumir algunos tipos de interés que pueden llegar a ser altos.

Por ello, cuando decidamos acudir a la opción de pedir un crédito rápido sin aval debemos hacerlo sabiendo las consecuencias tanto positivas como negativas que ello supone y pedir solo este tipo de préstamos cuando sea verdaderamente imprescindible y necesario.

Los estadios de fútbol como hitos de la ciudad

El fútbol es el deporte más popular del mundo. Allá donde vayamos encontraremos a una persona con una camiseta de algún equipo, desde Zambia hasta Islandia, pasando por Filipinas. Resulta interesante que un deporte no parido por los Estados Unidos tenga esta aceptación. Así que al país norteamericano no le ha quedado otra alternativa más que la de unirse al enemigo con su denominado ‘soccer’.

Este éxito del fútbol viene aparejado de unas enormes posibilidades comerciales. Los grandes equipos son también máquinas de hacer dinero. El negocio y el deporte conviven como pueden cuando hablamos de grandes clubes y de las competiciones más importantes. En este negocio, los estadios de fútbol se han convertido en elementos claves, tanto a nivel simbólico como comercial.

Todos los grandes clubes europeos tratan de renovar sus estadios para adaptarlos a los nuevos gustos y usos. En Alemania, por ejemplo, el Allianz Arena de Múnich se ha convertido en un hito arquitectónico. Muchos visitantes de la ciudad bávara se acercan al estadio de las grandes  cubiertas como reclamo turístico.

El éxito de este y otros estadios ha ‘obligado’ a otros clubes a ponerse las pilas. A los grandes de España les toca también renovarse: Real Madrid y Barcelona tienen sendos planes para convertir el Santiago Bernabéu y el Camp Nou, respectivamente, en campos a la altura de sus rivales europeos. Y para crear estos estadios se confía en reputadas firmas de arquitectura.

Herzog & de Meuren es el estudio que se encargó del célebre Allianz Arena. El éxito de este estadio inaugurado en 2005 supuso para la firma que también se encargara del Estadio Nacional de Beijin, el hito alrededor del cual girarían después las Olimpiadas de 2008. A la postre, otro de los estadios más célebres del mundo con sus grandes cubiertas y su preciosa estructura orgánica.

Y además de la cuestión simbólica y representativa, también está el negocio. La construcción de estos gigantes arquitectónicos también suponen recalificaciones  millonarias y beneficios para los propios clubes y, teóricamente, para la propia ciudad. Los nuevos ‘coliseos’ forman ya parte del skyline de las ciudades.

DE CAMPAMENTO

Me pregunto si todavía existirán los campamentos de verano a los que íbamos cuando éramos chavales, supongo que sí pero como no tengo niños de esa edades en mi entorno tampoco es que esté muy enterado de esas cosas, supongo que en los campamentos de hoy en día los monitores estarán todo el día gritando a los chavales para que dejen tranquilos sus teléfonos móviles para que les hagan un poco de caso a ellos, los chavales de hoy en día no saben disfrutar de la naturaleza por sí mismos, hay casi que obligarlos, pero eso tampoco es del todo suya, ya que nosotros no crecimos con las mismas comodidades que ellos ni con sus entretenimientos, a nosotros se nos entretenía con casi cualquier cosa con la que se pudiese jugar y a los chavales de hoy casi solo les gustan los videojuegos y la televisión y de ahí no los quitas, pero a fuerza de empujarles empiezan a disfrutar de la naturaleza como hacíamos nosotros y de las actividades que hacíamos de un lado para otro durante todo el día.

 

Por ejemplo ¿a quien no le enseñaron a disparar con un tirachinas hecho con un palo en forma de i griega y una goma elastica? personalmente era de las cosas que más me gustaban en esos campamentos a parte de cuando nos llevaban a los ríos que había en las cercanías. En los campamentos a los que fui yo no dormíamos en tiendas de campaña, pero había en la época muchos en que sí se dormía, y esa para muchos niños era su primera experiencia en una tienda de campaña y a casi todos era lo que más les gustaba aunque hiciese un poco de frío a veces.

 

Estos campamentos además de servir para que los chavales se relacionen con otros chavales de su edad, sirven también para que los padres se puedan despreocupar de sus hijos durante un mes en las vacaciones de verano, cosa que muchos seguro que agradecen una barbaridad, pero cuando se termina el campamento de verano no les queda otra que volver a la rutina diaria.

Pasión por los coches americanos

Su pasión por todo lo que llegase de Estados Unidos le llegó a través de su madre cuyos padres habían nacido en El Paso (Texas). Con unos abuelos tejanos, era de lo más exótico del instituto, que fue cuando yo le conocí. Nos hicimos amigos cuando empezamos a hablar de música y él me introdujo en algunos grupos poco conocidos en España. Solía pasar algunas temporadas en Estados Unidos con la familia de su madre y cuando volvía a España siempre llegaba con jugosas novedades…

Más adelante, a los dos nos empezaron a gustar los coches. Cuando nos llegó el momento de sacar el carné de conducir, él lo tuvo claro: quería un Ford Mustang de aquellos que podía ver surcando las carreteras del sur de Estados Unidos. Pero por aquellos tiempos no era tan sencillo conseguir uno de esos coches. Recuerdo buscar  Coches ford de segunda mano en pontevedra por si había suerte.

Ni él ni yo teníamos dinero para comprar un Mustang, ni de primera ni de segunda mano. Así que él se conformó en un principio con un utilitario japonés heredado del padre y yo con un ciclomotor de 50 cc. Nuestro sueño de tener un deportivo americano debía esperar.

Cuando terminamos el instituto, nos dio la gran noticia: se iba a Estados Unidos para estudiar en la Universidad. Había conseguido una beca deportiva (era muy bueno en natación) y podía acudir a la Universidad de Texas at El Paso (UTEP). Nos alegramos mucho por él, pero también vimos la posibilidad de conocer Estados Unidos gracias a nuestro amigo tejano…

Y efectivamente, uno años más tarde, pasé un par de semanas de visita en casa de mi amigo. Me fue a recibir al aeropuerto y allí me esperaba una sorpresa. No me había dicho nada, así que ni siquiera sabía si tenía coche. Pero en el parking del aeropuerto me encontré con un flamante descapotable rojo. Había conseguido uno de sus sueños. Pusimos un poco de música tipo ‘road movie’ y pasamos un buen rato.

Cuando un tiempo después volví a buscar Coches ford de segunda mano en Pontevedra, con un poco más de dinero yo también conseguí mi sueño. Aparqué mi veterano ciclomotor y surque las carreteras de Galicia como si estuviera en el estado de Washington…