DE CAMPAMENTO

Me pregunto si todavía existirán los campamentos de verano a los que íbamos cuando éramos chavales, supongo que sí pero como no tengo niños de esa edades en mi entorno tampoco es que esté muy enterado de esas cosas, supongo que en los campamentos de hoy en día los monitores estarán todo el día gritando a los chavales para que dejen tranquilos sus teléfonos móviles para que les hagan un poco de caso a ellos, los chavales de hoy en día no saben disfrutar de la naturaleza por sí mismos, hay casi que obligarlos, pero eso tampoco es del todo suya, ya que nosotros no crecimos con las mismas comodidades que ellos ni con sus entretenimientos, a nosotros se nos entretenía con casi cualquier cosa con la que se pudiese jugar y a los chavales de hoy casi solo les gustan los videojuegos y la televisión y de ahí no los quitas, pero a fuerza de empujarles empiezan a disfrutar de la naturaleza como hacíamos nosotros y de las actividades que hacíamos de un lado para otro durante todo el día.

 

Por ejemplo ¿a quien no le enseñaron a disparar con un tirachinas hecho con un palo en forma de i griega y una goma elastica? personalmente era de las cosas que más me gustaban en esos campamentos a parte de cuando nos llevaban a los ríos que había en las cercanías. En los campamentos a los que fui yo no dormíamos en tiendas de campaña, pero había en la época muchos en que sí se dormía, y esa para muchos niños era su primera experiencia en una tienda de campaña y a casi todos era lo que más les gustaba aunque hiciese un poco de frío a veces.

 

Estos campamentos además de servir para que los chavales se relacionen con otros chavales de su edad, sirven también para que los padres se puedan despreocupar de sus hijos durante un mes en las vacaciones de verano, cosa que muchos seguro que agradecen una barbaridad, pero cuando se termina el campamento de verano no les queda otra que volver a la rutina diaria.

¡Una peña muy identificada!

Las peñas de fútbol o las peñas de amigos con diferentes fines son muy comunes en muchos pueblo de España. A menudo se reúnen en un bar o en un local social en el que se realizan sus celebraciones o acuden a ver los partidos de su equipo todos juntos, para disfrutar todavía más con los acontecimientos.

Si formas parte de una de esas pequeñas y hacéis salidas todos juntos o quedáis a menudo en un mismo lugar, ¿no te gustaría que todo el mundo pudiera identificaros como lo que sois? Que todos los que os vean sepan que pertenecéis a una peña es tan sencillo como encargar camisetas con serigrafia personalizada.

El primer paso es realizar un diseño de la camiseta. Para esto lo mejor es un dibujo de creación propia que represente a la peña. Quizás ya tengáis un logotipo que queráis mejorar o quizás haya que crearlo de cero, pero es importante dedicarle un poco de tiempo porque va a ser por lo que os conozcan. Para esto es importante que sea un dibujo que no ofenda (se puede animar a un equipo de fútbol sin denigrar a los contrarios) y que se represente bien el espíritu de la peña.

Conseguido esto solo queda dar el último paso, para el que tenéis al menos dos opciones:

-Podéis acudir a un establecimiento físico en el cual os enseñarán los diferentes modelos de camisetas y podréis decidir qué es lo que queréis que figure en la misma: el logotipo y el nombre del miembro de la peña, por ejemplo. Pedís presupuesto y en poco tiempo tendréis vuestras camisetas funcionando perfectamente.

-También podéis hacerlo por Internet, mucho más fácil y rápido. A fin de cuentas, en la mayoría de las tiendas físicas vais a elegir todo por catálogo, con lo cual será exactamente lo mismo. Elegís el modelo de camiseta, enviáis vuestra creación y pedís que os manden una foto de cómo quedaría.

En algunas páginas incluso permiten que realicéis las creaciones vosotros colocando el dibujo en el lugar que queráis que vaya, adaptando el tamaño y, en definitiva, elaborando el boceto que se usará para crear las camisetas.

Una vez que la creación está lista, solo hay que darle al ok y encargar el número de unidades que se deseen. Si las camisetas no llevan nombre y la peña cuenta con tener más socios, se pueden encargar algunas extras en cada talla para conseguir mejores precios.