Mi experiencia en el quirófano

Cada vez son más las personas que acuden a una clínica estética en busca de un tratamiento para mejorar el aspecto físico. Nunca hubiese imaginado hace unos años que yo sería una de ellas. Siempre pensé que la cirugía estética era prohibitiva y solo estaba al alcance de millonarios, pero no es así.

Todo comenzó cuando una amiga se sometió a una liposucción. Lo llevó en secreto en un principio pero tras pasar por el quirófano y estar un tiempo de rehabilitación nos lo comentó. Los resultados liposucción fueron sorprendentemente buenos. Y así fue como me recomendó su clínica.

Ya se sabe que los años no pasan en balde y el ejercicio físico no es suficiente para conseguir el cuerpo soñado. Acudí a la clínica para informarme. No soy una mujer muy delgada, pero tampoco me sobran muchos kilos. El profesional que me atendió me comentó que muchas personas piensan que la liposucción es para adelgazar. Él prefiere utilizar la palabra ‘moldear’. Lo que yo pretendía, por tanto, era ‘moldear’ el vientre.

Tras analizar mi situación, el cirujano me dijo que tenía unas condiciones ideales para someterme a una operación de este tipo porque no tenía un gran exceso de peso y la grasa estaba muy localizada. Me fui con buenas sensaciones, pero luego llegaron las dudas. ¿Cómo serían los resultados liposucción? ¿Me podrían garantizar que quedaría tan bien como mi amiga?

En una segunda reunión con el cirujano me aclaró que los resultados de una lipo no pueden ser siempre idénticos, pero que siguiendo las directrices de la clínica en relación al proceso de recuperación y manteniendo una alimentación equilibrada, los resultados siempre serían positivos.

Esta segunda reunión me convenció definitivamente y decidí ponerme en manos de la clínica. Aunque le tenía respeto al quirófano todo salió bien. El mayor problema vino en los días posteriores, con el dolor y los moratones. Pero ya me habían hablado de ello y me tranquilizó tener el consejo de mi amiga.

Al final debo decir que ha sido una experiencia muy positiva. Y aunque no es una operación barata, en mi caso, al menos, ha merecido la pena.

Productos cuidados facial Aloe Vera para tener los efectos de una liposucción

Una de las mejores cosas de las que podemos disfrutar en nuestra vida es del ocio y del descanso, y cuando esto además supone un beneficio para nuestra salud, sin duda el placer de disfrutar de ese tiempo de ocio y relax es aún mayor. Por eso apostamos por el equilibrio entre la salud, el ocio y el bienestar en las sesiones de spa a las que podemos tener acceso.

Por ello veremos a continuación algunos de sus beneficios ya que una sesión de spa atrae numerosos beneficios para nuestra salud. Y es que además de darnos masajes y baños de contraste, entre otras cosas, también tendremos acceso a algunos tratamientos fáciles a base de productos de cuidado facial con Aloe Vera ideal para conseguir que nuestra piel se vea más lisa y relajada que nunca y conseguir el efecto de liposuccion sin anestesia.

Como ya hemos dicho anteriormente, acudir a un spa tiene grandes ventajas tanto para nuestra salud física como para nuestra salud mental ya que nos ayuda a relajarnos. Por ello, el primer gran beneficio de una sesión de spa está directamente relacionado con el estrés ya que gracias a los diferentes tratamientos que nos ofrecen en los diferentes spa podremos relajarnos gracias al uso de tratamientos de aguas termales y diferentes tipos de masajes entre otras cosas. Todo esto nos ayuda a liberar endorfinas y a estar mucho más relajados. Y si a esto le sumamos que la piel de nuestra cara estará más relajada gracias a los productos de cuidado facial de aloe vera, mejor que mejor.

Como consecuencia de todo esto, otro de los grandes beneficios de una sesión de spa es la mejora de la calidad de nuestro sueño. Esto es especialmente beneficioso para aquellas personas que sufren algún tipo de trastorno del sueño como el insomnio debido a múltiples problemas. Con la relajación y la liberación de endorfinas producida durante nuestra sesión de spa nuestro cuerpo y nuestra mente se encontrarán mucho más relajados y felices, por lo que esta sesión de spa nos ayudará a conciliar el sueño, consiguiendo también ese efecto de liposucción sin anestesia que antes mencionábamos.

La relajación que sentimos en nuestro cuerpo tras una sesión de spa tiene también sus beneficios en nuestro sistema muscular ya que los masajes y los diferentes tratamientos puestos en práctica inciden de manera directa en nuestros músculos, haciendo que puedan relajarse para proporcionarnos mayor relajación y descanso.