Ocultar la televisión, una tendencia decorativa

En la decoracion de interiores las tendencias cambian cada cierto tiempo. Si hace unos años se llevaban los muebles de televisión grandes y que tenían el sitio justo para una pantalla estándar, en los últimos años se llevan los muebles que permiten colgar la televisión de la pared y que dan margen para tamaños extra grandes, ya que cada vez se fabrican LEDS de más pulgadas.

Las televisiones planas y de gran tamaño son todavía un motivo de presumir y en muchas casas son el centro de la sala. Pero para algunos decoradores, presumir de una tele es algo chabacano y que no es compatible con el buen gusto decorativo. Por eso, buscan maneras de ocultar la pantalla de la tele, sobre todo ahora que siendo tan finas resulta muy sencillo hacerlo.

Imagina un mueble a medida con sus estantes en la parte inferior y un parte superior en la que puede haber algún tipo de adorno o, simplemente, nada. Cuando se quiere ver la tele, se pulsa un botón del mando y esta sale del interior de mueble elevándose hasta quedar a la altura de los ojos para poder ver el programa que más nos apetezca. Cuando se acaba de usar la televisión, esta vuelve al interior del mueble.

Pero no es el único método utilizado para ocultar televisiones. Algunos métodos son especialmente sofisticados, como pantallas que se pliegan hacia el techo y quedan perfectamente ocultas en el mismo. Cuando se quiere ver algún programa o película, se despliegan y bajan hasta una altura perfecta para disfrutar del cine en casa.

Por supuesto, siempre hay sistemas sencillos como las televisiones ocultas en armarios que se cierran. Pero hoy, las puertas, en lugar de abrirse hacia los lados, se deslizan y quedan ocultas en el mueble hasta que reaparecen para cerrarse. Se trata de muebles de diseño que en muchos casos se fabrican a medida para el salón en el que van a estar colocados.

Para muchos, no es una opción práctica porque la tele está puesta todo el día y siempre hay algún miembro de la familia que quiere verla. Pero para aquellos que no son teleadictos y quieren cuidar el diseño de su sala, es una opción más. Una propuesta un poco curiosa a día de hoy, pero que no deja de tener su razón de ser y que puede quedar perfecta en determinados ambientes.

Viendo la vida pasar desde la ventana del despacho

Quería un despacho con vistas, para tener algo que hacer mientras pienso mi próximo movimiento con el trabajo. Sé que puede parecer que pedía mucho, sé que existen millones de personas que no solo no tienen vistas desde la ventana de su despacho, sino que ni siquiera tienen ventana y/o despacho.

De cualquier forma, por diversas circunstancias, me encontré finalmente con un despacho con vistas. Lo que no sabía yo es que dichas vistas las tendría a todas horas, días y noches: 365 jornadas al año. ¿Por qué? Por ‘culpa’ de la persiana. Ya he tenido que buscar en internet persianas venecianas de madera porque mucho me temo que las mías necesitan un cambio. Desde luego, al menos, una revisión.

A lo largo de mi vida he tenido una relación ‘tirante’ con las persianas. Creo que es una de esas cosas que no ha evolucionado mucho con el paso de los años, ¿no? Que tampoco digo que tengan que llevar chips incorporados o que las podamos bajar o subir desde el móvil. Pero sí creo que, al menos, su mecanismo (en general) sigue sin ser el más fiable del mundo. Yo compararía las persianas con los paraguas: la vida no pasa por estos productos.

Y eso que a mí me gustan, por ejemplo, las persianas venecianas de madera. Creo ofrecen un aspecto muy agradable y cálido cuando son de este material, mucho mejor que el PVC u otros. Tampoco me disgustan las venecianas metálicas. Hay que tener en cuenta que a las persianas más tradicionales les ha salido un duro competidor con los estores.

Los estores no son unos recién llegados pero sí que se han puesto de moda en los últimos años. La gran variedad de tipos de estor provoca que siempre podamos encontrar uno a nuestro gusto. Pero creo que el problema de los estores es parecido al de las persianas tradicionales: su mecanismo. Por lo general, este tipo de productos fallan más en el mecanismo para subir y bajar.

Pero en fin, podía ser peor. No puedo bajar la persiana del despacho, pero así me entretengo más viendo la vida pasar a todas horas.

Tu coche, tu mejor propaganda

Si tienes un negocio ya sabes que una de las inversiones más grandes que se realizan todos los años es la relacionada con la publicidad. Pagar anuncios en prensa, en radio o campañas con carteles publicitarios puede suponer mucho dinero. Pero todas estas campañas tienen peros, y el mayor de ellos que es muy complicado llegar a todo el mundo.

¿Por qué no valorar un tipo de campaña que puede ver mucha gente y que te va a costar muy poco dinero? Nos referimos a las pegatinas personalizadas para coche con la imagen de tu negocio y que pueden ser de dos tipos. Por un lado, están las pegatinas de propaganda para poner en el coche de la empresa.

Pueden colocarse en las puertas del vehículo o incluso en el capó. Si son llamativas y atractivas van a atraer muchísimas miradas y van a hacer que mucha gente se interese por el negocio. Para que sean efectivas, además de ser llamativas tienen que tener clara la dirección Web del negocio y la dirección física o el teléfono. En definitiva, los datos más importantes.

Si se trata de un negocio en el que la base es la tienda online, la Web debe de ser lo que figure en letras más grandes para que todos puedan verla rápidamente. Si se trata de un negocio de comida a domicilio, por ejemplo, el teléfono será fundamental para que el cliente pueda llamar para pedir sus encargos. Y si se trata de una tienda física convencional, entonces lo que de verdad va a funcionar es la dirección física.

Otra manera de hacer propaganda mediante pegatinas personalizadas en vehículos es mediante pegatinas que se regalan a los clientes. El ejemplo más clásico es la pegatina de “Bebé a bordo” que todos hemos visto y bajo la cual figura la propaganda de una casa de papillas. La pegatina tiene que ser atractiva para quien la recibe, ya que de otro modo no la podrá en su vehículo y también tiene que atraer a quién la lea para que se quede con el mensaje que queremos.

Bonitos dibujos, pegatinas con humor o algún mensaje positivo son cosas que actualmente funcionan muy bien ya que está muy de moda poner pegatinas en el vehículo, no solo en las ventanillas sino también en la chapa como parte de la decoración del coche, siempre y cuando puedan quitarse con facilidad.

La ceremonia de la cena

Más o menos cuando un niño cumple su primer año de vida llega un momento de grandes cambios. Uno de los más importantes es que ya puede comer de todo. Y es la cena el momento indicado para empezar a hacer experimentos. Porque los primeras semanas, o incluso meses, son de experimentos: ver si esto o aquello le gusta o no, comprobar si lo puede comer, si prefiere que se lo des o lo toma el con las manos, etc.

Mi mujer y yo sabíamos que este momento llegaría tarde o temprano, aunque nos cogió un poco desprevenidos. Fue en una visita al pediatra un par de semanas antes de que cumpliera un año cuando se nos comunicó que era el momento de empezar con los ‘experimentos’. Ni siquiera teníamos Menaje para niños en casa y nos fuimos directos al centro comercial. No es que no pueda comer en cualquier plato, pero el menaje para niños pequeños suele estar fabricado con plásticos especiales de más calidad y libres de algunas sustancias químicas que podrían ser dañinas.

Otro aspecto que tuvimos que empezar a organizar fue el menú semanal. Nuestro hijos come en la guardería de lunes a viernes desde hace unos meses. Al principio me tocaba darle a mí de comer generalmente, así cuando empezó a la guarde ya estaba acostumbrado a la alimentación complementaria, que el término formal con el que se denomina a los alimentos que deben empezar a comer en torno a los 6 meses de edad (hasta ese momento la leche es su alimento exclusivo).

Pero cuando cumple un año de edad, la cosa cambia: de la alimentación complementaria pasamos a la alimentación normal… lo normal que puede comer un niño de 12 meses al que solo le han salido de dos dientes.

Todas las noches llega la ceremonia de la cena: sacamos el menaje para niños, leemos en el menú semanal que tenemos pegado en la cocina qué toca y a cocinar. A veces el chaval ni prueba la comida, pero es que debe acostumbrarse a tanto sabores y texturas diferentes que es normal que se lo tome con calma. Y nosotros, paciencia… mucha paciencia.

Marcas que te premian por tu fidelidad

Cuando eres fiel a una marca te gusta que se te reconozca. Por eso, muchas cadenas de supermercados han creado sus tarjetas para clientes en las que estos pueden sumar puntos y recompensas. Son tarjetas gratuitas que muchas veces pueden ser utilizadas también como tarjetas de pago pero que, independientemente de esto, permiten a las personas que hacen la compra habitualmente en esos lugares beneficiarse de descuentos muy interesantes.

También lo hacen otro tipo de establecimientos, como cadenas de droguerías, de videojuegos etc. Muchas veces, estas tarjetas hacen que la persona interesada en comprar un producto lo compre ahí y no en la competencia porque puede sumar puntos y conseguir mejores precios. Por tanto, sale ganando el consumidor pero también la franquicia.

Al margen de las grandes cadenas hay marcas de productos que también han sacado sus propias maneras de premiar la fidelidad del cliente. Por ejemplo, www club central lechera asturiana permite que cualquier persona se dé de alta en la página y a partir de ahí gane puntos con cada una de las compras que realiza.

Este tipo de clubes tienen la ventaja de que no importa en qué establecimiento se compra el producto, solo importa que se conserve el código de barras y se introduzca en la página para poder disfrutar de esos puntos y de todas sus ventajas.

Pero incluso si no se guardan los puntos, este club ofrece extras a todos sus socios, como la posibilidad de conseguir vales de descuento todos los meses para comprar cualquier producto de Central Lechera en los establecimientos que aceptan los vales, que son la mayoría. Así, el cliente tiene la libertad de comprar donde quiera y tener un buen descuento sobre su marca favorita.

Este tipo de clubes también tienen otra ventaja que beneficia a la marca y también al consumidor. En la Web se publican recetas con sus productos y esto hace que muchas personas acaben probando cosas nuevas al animarse a realizar las recetas. Así, la marca publicita sus artículos menos conocidos o menos vendidos a la vez que el cliente puede realizar nuevos platos y sorprender a amigos y familiares en la cocina.

Son muchos los estudios que hablan de que contar con un carnet de socio de un establecimiento o formar parte de un club crea vínculos con la marca, igual que lo hace poder participar en sus muros en las redes sociales, por eso cada vez es un recurso más usado.

Todo sobre los cordones

¿Alguna vez te has preguntado cuál es la historia de los cordones? Pues toma nota porque te acercamos todos los detalles al respecto. Y es que muchos historiadores afirman que la cuerda vino antes de los cordones. Al parecer la historia se remontaría nada menos que 28.000 años. En un principio eran tan sólo cordones de cuerda.  

 

Una vez que se produjo la revolución industrial, y las máquinas pudieron tejer fibras en cordones más fuertes y mejores, se creó un proceso para producir en serie cordones. Ese proceso de trenzado de cordones sigue siendo en gran medida idéntico al de hace 200 años. Solo los materiales y colores han cambiado desde entonces. Por ejemplo, ahora se usa el cordon  algodon.

 

Una de las curiosidades más destacadas de estos productos es que en la época isabelina los cordones de los zapatos que llevabas hablaban del poder adquisitivo que tenías. De este modo se acababan produciendo estrictas distinciones de clase. En este sentido los ricos usaban zapatos de cuero que iban abrochados mediante cordones de cinta, mientras que el trabajador llevaba cordones de cuero en sus zapatos.

 

Otra curiosidad destacada era el uso que le daban los incas. Y es que para ellos los cordones eran una vez una forma más de comunicación. Ellos usaban los cordones para enviar mensajes de una ciudad a otra.

 

En la actualidad los cordones de zapatos son mucho más largos que antaño. El motivo según los expertos podría ser porque los fabricantes hacen cordones con una longitud estándar para ajustarse a todos los zapatos que fabrican y así lograr reducir costes.

 

Ahora que ya conoces un poco más la historia de los cordones y sus curiosidades no te olvides de tener en cuenta que en función del zapato se requieren cierto tipos de cordones. Los cordones planos son los mejores para caminar y te harán menos daño que los cordones duros y redondos porque presionarán tus puntos más delicados del pie.

Año nuevo, coche de ocasión

¿Tienes entre tus propósitos de año nuevo cambiar de coche? ¿Quizás adquirir un bonito citroen de ocasion que te permita desplazarte y poder optar así a otros trabajos? Muchos dicen que en diciembre es cuando surgen las mejores oportunidades por parte de los concesionarios, ya que si no han alcanzado sus ventas a lo largo del año tienen una última oportunidad para enmendar este problema con buenas ofertas antes de que acabe el año.

Y lo cierto es que suele ser así. Las ofertas junto con la paga extra hace que muchos se decidan al fin a dar el paso porque se ven un poco mejor de dinero y con ganas de aprovechar una buena oportunidad para cambiar su vehículos. Por eso, las ventas de coches nuevos en diciembre suelen ser numerosas. Todo invita a gastar, a atreverse con las novedades y a comprar, por lo que si ya existía la idea previa de cambiar de coche es fácil que en estos momentos se lleve a cabo.

Pero, ¿qué tiene esto que ver con el mercado de coches de ocasión? Pues todas estas personas que se lanzan a comprar un coche nuevo suelen dejar como parte del pago su vehículo usado. Se han vendido más coches, se han dejado más coches. Las cuentas están claras y por tanto, en enero, la oferta de vehículos de ocasión será seguramente mucho más amplia y se podrán encontrar una mayor variedad de modelos.

Ahora resultará más sencillo encontrar justo ese modelo que te gusta y que no daba aparecido en el mercado de segunda mano. Pero, además, los vendedores pueden verse un poco saturados con un número elevado de vehículos de ocasión para vender. Seguramente, se vean justos de espacio y con demasiado stock. Por tanto, tendrán más ganas de vender y cuando se tienen más ganas de vender, es más fácil conseguir buenos precios.

Enero es también buen momento para comprar un vehículo de segunda mano porque se evita el pago del rodaje de todo el año, ya que tendrá que pagarlo el vendedor. Un ahorro más que hay que tener en cuenta, ya que pueden ser tranquilamente cincuenta o sesenta euros que no habrá que abonar ese año.

Entre eso y que tenga la ITV pasada nos olvidaremos de dos gastos importantes para ese año que habrá que sumar a la buena oferta que nos puedan hacer en el precio del coche.

ES UNA PENA TENER QUE MUDARSE POR TRABAJO

Uno de mis amigos más íntimos por desgracia tiene que mudarse a otra ciudad por motivos laborales, y ahora tiene que dejar el piso en el que llevaba relativamente poco tiempo con todo el esfuerzo que le había costado, había contratado a una empresa de reformas vigo para acondicionar el piso a su gusto y ahora lo va a disfrutar el siguiente que venga a vivir a su piso. Ahora a ver cómo está el piso al cual tienen que mudarse, a finales de este mes tienen que irse, por lo que tienen que buscar un piso que les guste lo más rápido posible, ya que después creo que tiene pensado alquilar una furgoneta grande para poder llevar así sus muebles y sus enseres, y por lo que me ha dicho creo que pretende que le acompañe hasta su nueva ciudad para que le ayude a cargar con sus muebles y acompañarle durante el trayecto, ya que supongo que su novia se quedará en el piso esperándonos para ayudarnos a descargar. A mi no me importa, les ayudo encantado, además a la ciudad a la que se mudan nunca he estado, por lo que tampoco es que me importe ir hasta allí eso sí, no querría tener que volver solo desde allí.

 

El principal problema de mi amigo es que en la ciudad a la que se mudan todavía no tiene trabajo, se mudan porque su novia aprobó unas oposiciones y la plaza que le adjudicaron es en esa ciudad, pero mi amigo tiene grandes esperanzas en encontrar rápido un trabajo, ya que és un trabajador que no se cansa fácilmente y lo da todo en el trabajo.

 

Menos mal que no muy lejos de la ciudad a la que se muda vive uno de nuestros amigos que ya se había tenido que mudar también por motivos laborales, y que podrán visitarse mutuamente y no sentirse tan solos como estarían.

 

Bueno, no se van tan lejos como para echarlos mucho de menos, además supongo que vendrán a pasar las navidades aquí con nosotros, por lo que mucho tiempo no va a pasar desde que se van hasta que los volvamos a tener aquí.

Seguros a todo riesgo para móviles

Quizás has escuchado hablar de los llamados seguros a todo riesgo para móviles y te hayas sentido tentado de contratarlos. Estos seguros pueden ser muy útiles, pero tienes que tener en cuenta qué es lo que cubren realmente, qué no protegen y también cuándo son necesarios y cuándo no lo son.

El seguro de movil, al igual que los de coches, aunque se llamen a todo riesgo no cubren todas las situaciones posibles. Es cierto que son mucho más completos que otro tipo de seguros, pero tienen sus excepciones. Un buen ejemplo podemos verlo en aquellos que cubren el seguro de robo.

En lenguaje corriente, un robo es cuando te quitan el teléfono y se lo llevan sin tu consentimiento. Pero en términos jurídicos se diferencia robo de hurto. Si estás en un bar hablando por tu smartphone y alguien pasa y te lo arrebata de la mano, estamos hablando de un robo. Pero si tu dejas el teléfono sobre la mesa y alguien se lo lleva sin que te des cuenta, eso sería un hurto.

El robo estaría cubierto por el seguro, pero el hurto no. Y es una diferencia muy importante que mucha gente desconoce que existe y que es importante tener en cuenta.

También sucede con los seguros por averías, que pueden cubrir muchos desperfectos del teléfono, pero pueden tener excepciones si esas averías pueden ser achacables a un mal uso por parte del propietario. En esto pueden escudarse para no pagar.

Si tú utilizas tu teléfono muchas horas al día y lo llevas contigo a todas partes, asegurarlo puede ser muy interesante, sobre todo si es un smartphone caro , porque cualquier arreglo te costará mucho más que el seguro.

Pero, por ejemplo, si tu teléfono es de trabajo y solo lo usas en la oficina quedando en el cajón cuando te vas, no vale la pena un seguro de robo porque estaría incluido en el seguro de la oficina. Incluso puedes no necesitar uno de ruptura de pantalla si esto lo incluye ya tu seguro de hogar, algo que ocurre en algunas ocasiones y que debes de saber para no abonar dos veces por la misma cobertura.

A partir de que el teléfono tiene cierto tiempo su valor cae en picado, especialmente si ha salido un modelo mejor de la misma marca. Así que debes de saber siempre cuál es el valor de mercado de tu teléfono para poder calcular si te vale la pena o no pagar un seguro.

Mi experiencia en el quirófano

Cada vez son más las personas que acuden a una clínica estética en busca de un tratamiento para mejorar el aspecto físico. Nunca hubiese imaginado hace unos años que yo sería una de ellas. Siempre pensé que la cirugía estética era prohibitiva y solo estaba al alcance de millonarios, pero no es así.

Todo comenzó cuando una amiga se sometió a una liposucción. Lo llevó en secreto en un principio pero tras pasar por el quirófano y estar un tiempo de rehabilitación nos lo comentó. Los resultados liposucción fueron sorprendentemente buenos. Y así fue como me recomendó su clínica.

Ya se sabe que los años no pasan en balde y el ejercicio físico no es suficiente para conseguir el cuerpo soñado. Acudí a la clínica para informarme. No soy una mujer muy delgada, pero tampoco me sobran muchos kilos. El profesional que me atendió me comentó que muchas personas piensan que la liposucción es para adelgazar. Él prefiere utilizar la palabra ‘moldear’. Lo que yo pretendía, por tanto, era ‘moldear’ el vientre.

Tras analizar mi situación, el cirujano me dijo que tenía unas condiciones ideales para someterme a una operación de este tipo porque no tenía un gran exceso de peso y la grasa estaba muy localizada. Me fui con buenas sensaciones, pero luego llegaron las dudas. ¿Cómo serían los resultados liposucción? ¿Me podrían garantizar que quedaría tan bien como mi amiga?

En una segunda reunión con el cirujano me aclaró que los resultados de una lipo no pueden ser siempre idénticos, pero que siguiendo las directrices de la clínica en relación al proceso de recuperación y manteniendo una alimentación equilibrada, los resultados siempre serían positivos.

Esta segunda reunión me convenció definitivamente y decidí ponerme en manos de la clínica. Aunque le tenía respeto al quirófano todo salió bien. El mayor problema vino en los días posteriores, con el dolor y los moratones. Pero ya me habían hablado de ello y me tranquilizó tener el consejo de mi amiga.

Al final debo decir que ha sido una experiencia muy positiva. Y aunque no es una operación barata, en mi caso, al menos, ha merecido la pena.